El castillo de Poza


El castillo de Poza es espectacular por su emplazamiento en la cima de un macizo calizo, aislado, de una verticalidad que lo hace inaccesible. El castillo y el roquedo en el que se asienta se encuentran en el borde oriental del diapiro, permite por el poniente el control del acceso a la villa y a la Bureba desde el Páramo, y la hegemonía sobre el valle salinero, y por el levante permite un dominio visual sobre la cuenca burebana. Protege el Salero y sobre todo el caserío de la villa, ceñido por la muralla y asentado en su falda oriental. Al pie del peñón quedan los restos de los dos cubos que flanqueaban el arco de acceso al patio de armas de la fortaleza. En la cima el castillo se dispone en dirección norte-sur, con la fachada en el oeste, y los restos de la torre en el extremo sur. En su interior, se conserva en perfecto estado una estancia larga y estrecha parcialmente excavada en la roca, dividida en dos espacios por un paño de muro en el que se abre un arco de medio punto, y cubierta por una bóveda de cañón levemente apuntada sobre los propios muros, de gran potencia. Al fondo una escalera tallada en la roca conduce al piso superior, una terraza de unos 36 metros de longitud en la que está excavado un aljibe.


Este castillo tuvo las funciones de vigilancia y prisión, en alguna ocasión de personas ilustres como ocurrió en 1528 con los embajadores de Francia, Milán, Florencia, Inglaterra y Venecia, de la Liga Clementina, por orden de Carlos V. En la Guerra de la Independencia, se produjo aquí un enfrentamiento entre las tropas napoleónicas al mando del General Palombini y la guerrilla de Francisco Longa y Juan de Mendizábal, que se conoció históricamente como Acción de Poza. Durante las Guerras Carlistas el castillo fue ante todo lugar de control y vigilancia.
En la ladera oriental de la peña en la que se asienta la villa, entre ésta y el castillo, se encuentran las ruinas del que fuera palacio de los Marqueses de Poza, y los restos de las ermitas de Santa Cecilia y de San Juan. Se conservan de norte a sur lienzos de muro y la torre de planta cuadrada, de dos pisos, con un acceso y organización direccional del espacio en el interior en zig-zag, siguiendo el característico modelo defensivo musulmán. Esta torre, de fábrica de mampostería y sillarejo, y sillería en los vanos, consta de dos pisos, el superior -parcialmente derrumbado en marzo de 2004- cubierto por una bóveda de cañón con restos de pintura probablemente del siglo XIV. En sus muros se abren aspilleras, y vanos de arcos escarzanos en el piso superior. Una puerta adintelada y un arco ojival doblado constituyen los accesos en la planta baja.


BIC CASTILLO DE POZA (tomado de Fundación patrimonio de Castilla y leon feb 2012)

CASTILLO DE POZA DE LA SAL O DE LOS ROJAS BIC

Datos Generales

Ubicación:

POZA DE LA SAL(Burgos)

Categoría:

CASTILLOS

Fecha Incoación:

22/04/1949

Fecha Declaración:

22/04/1949

Fecha BOE Declaración:

05/05/1949

 

Descripción

Poza de la Sal se localiza al nordeste de la provincia burgalesa, en un territorio conocido como el balcón de la Bureba por constituir la frontera natural entre el páramo de Masa, las estribaciones de las Loras y el llano de la Bureba, a 700 m de altitud, que culmina con la Sierra de Oña y los Montes Obarenses. Las condiciones geográficas y geológicas de Poza, son especialmente singulares: la llanada de la Bureba cubierta de cereal y regadíos y apaciblemente surcada por el Homino y sus afluentes, deja paso en esta comarca a accidentadas formas caracterizadas por plegados desniveles y encrestados calizos con bosques en los espacios más expuestos y abruptos. Sobre uno de esos inverosímiles roquedos se conserva, presidiendo la villa salinera, el castillo de los Rojas, una de las fortalezas con más personalidad de Burgos. El asentamiento actual de Poza data del s. X, ya que las constantes incursiones medievales, obligaron a que la zona quedara despoblada durante siglos, razón que condicionó la nueva localización, a media ladera y protegida por el castillo. Poza surgió dentro del proceso repoblador del conde Fernán González y el reinado de Alfonso VII. La villa fue fronteriza entre el reino de Castilla y Navarra, al que llegó a pertenecer durante un breve periodo, hasta que finalmente se consolidó como villa castellana llegando a convertirse en cabeza de un pequeño alfoz.... Texto completo. Autor: Texto tomado de JUAN LUIS DE LAS RIVAS (Coord.), INÉS CIEZA, JAVIER ENCINAS Y ESTHER FERNÁNDEZ. Atlas de conjuntos históricos de Castilla y León. Junta de Castilla y León. 2009

 

Poza de la Sal se localiza al nordeste de la provincia burgalesa, en un territorio conocido

como el balcón de la Bureba por constituir la frontera natural entre el páramo de Masa,

las estribaciones de las Loras y el llano de la Bureba, a 700 m de altitud, que culmina

con la Sierra de Oña y los Montes Obarenses.

Las condiciones geográficas y geológicas de Poza, son especialmente singulares: la

llanada de la Bureba cubierta de cereal y regadíos y apaciblemente surcada por el

Homino y sus afluentes, deja paso en esta comarca a accidentadas formas caracterizadas

por plegados desniveles y encrestados calizos con bosques en los espacios más

expuestos y abruptos. Sobre uno de esos inverosímiles roquedos se conserva,

presidiendo la villa salinera, el castillo de los Rojas, una de las fortalezas con más

personalidad de Burgos.

El asentamiento actual de Poza data del s. X, ya que las constantes incursiones

medievales, obligaron a que la zona quedara despoblada durante siglos, razón que

condicionó la nueva localización, a media ladera y protegida por el castillo. Poza surgió

dentro del proceso repoblador del conde Fernán González y el reinado de Alfonso VII.

La villa fue fronteriza entre el reino de Castilla y Navarra, al que llegó a pertenecer

durante un breve periodo, hasta que finalmente se consolidó como villa castellana

llegando a convertirse en cabeza de un pequeño alfoz.

El castillo de Poza está parcialmente excavado en la zona más elevada de la peña. Fue

levantado sobre una construcción anterior, pero los restos que resisten actualmente

datan del s. XIV. Sus principales señores fueron la familia Rojas, aunque

posteriormente fue utilizado como prisión por orden del emperador Carlos V a los

embajadores de la liga Clementina y en 1813 fue emplazamiento de una victoriosa

acción contra las tropas francesas (Fuente: Plan Director de Poza de la Sal. 2004)

Autor: Texto tomado de

JUAN LUIS DE LAS RIVAS (Coord.), INÉS CIEZA, JAVIER ENCINAS Y ESTHER

FERNÁNDEZ. Atlas de centros históricos de Castilla y León. Junta de Castilla y León

 



« Anterior: La Casa de Administración de las Reales Salinas Siguiente: El Iglesia parroquial de los Santos Cosme y Damián »


Asociación de Amigos de las Salinas de Poza de la Sal
Casa de Administración de las Salinas (CASA DE LA CULTURA)
Carretera Masa-Cornudilla s/n
09246 POZA DE LA SAL (Burgos)

https://www.facebook.com/groups/110869545637972/
amigos@salinasdepoza.net
granja salinera